10668781_10152703236804883_120954128_n.jpg

Síguenos

 

Lupa

Noticias

Carta a la comunidad Colegiatura

Laura Cardona, estudiante de sexto semestre de Diseño de Modas, nos envía una reflexión que surgió después de su experiencia en Condé Nast College of Fashion and Design, en Londres. A ella le agradecemos por tomarse el tiempo para escribir estas palabras que ahora compartimos.

VC 012_LauraCardona2

Medellín, Antioquia.
Agosto de 2016

A quien pueda interesar:

Creo que es de humanos no ser muy consciente de los beneficios que se tienen. Pero lo que me parece realmente triste es que creo que es de colombianos pensar que todo lo del exterior es mejor que lo nuestro. Es por esto que siempre oigo a las personas volver de Europa hablando sobre las maravillas de dicho lugar y cuán lejos estamos de alcanzarlos, cuán pobres somos, tanto material como culturalmente.

Crecí en un colegio mitad colombiano mitad británico, lo que me hizo soñar siempre con ir a Londres y conocer las maravillas de las que tanto hablaban. Y lo logré. Después de muchas averiguaciones y esfuerzos logré asistir a lo que (me enteré cuando volví) es uno de los mejores y más completos cursos de comunicación de la moda. Hago énfasis en esto, ya que para lo que voy a expresar a continuación, me parece importante aclarar el nivel de dicho curso.

Era un curso muy completo, que incluía estudio de tendencias, análisis del ciclo e historia de la moda, estilismo, fotografía y coolhunting, entre otros temas. La universidad se llama Condé Nast College of Fashion and Design y aunque es bastante nueva (aproximadamente unos 3 años de trayectoria) gana su reputación y experiencia gracias a que fue creada por la empresa que lleva el mismo nombre (Condé Nast International Publications), la cual es responsable de la producción, edición y publicación de revistas como Vogue, GQ, Travelier, Brides y Love, entre otras. Su experiencia en el desarrollo de estas revistas y los contactos que han logrado conseguir con el tiempo, les permiten contratar a docentes de gran nivel, invitar a conferencistas de muy altos cargos dentro de estas revistas y con gran experiencia y reputación en el medio, así como realizar las actividades en las mejores condiciones, aprovechando el hecho de que se encuentran ubicados en una de las ciudades principales de la moda en el mundo. Tener la oportunidad de vivir esta experiencia fue algo inimaginable, pero aún más inimaginable fue lo que descubrí durante su realización.

Durante el curso, empezaron a pasar cosas muy curiosas. Entré junto con otras 80 estudiantes, de todas partes del mundo (solo unas 5 de Gran Bretaña) y de todo tipo de carreras de las mejores universidades. Así que, influenciada por aquella idea de que en Colombia estamos muy atrasados con respecto a moda y que todo lo exterior es mejor, tenía mucho temor de no comprender de lo que me hablaban, o estar muy poco informada de los temas que se trataran. Mi preocupación (es preciso aclarar) no tenía que ver con el idioma, ya que domino el inglés tanto como el español, en ocasiones incluso mejor.

Sin embargo, empecé a notar que de hecho, yo tenía muchas más habilidades que muchas de mis compañeras. En el ámbito gráfico era notoria la diferencia, no solo en el uso de software, sino también en conceptos como uso del color, formas, jerarquías, modulaciones, posicionamiento, y otras cosas que a mí ya se me daban de forma natural. Así pues, empecé a descubrir que las cosas en las que tanto insistían los docentes en mis clases en Colegiatura, ya para mí naturalizadas, eran grandes falencias de otros compañeros y elementos que me daban mayor rapidez al realizar las tareas y la oportunidad de ver un concepto aún más amplio que el que ellas podían percibir. Es por esto que me empecé a dar cuenta (con mucha emoción) de lo muy completa que es la educación que (por lo menos las integrantes de VI Semestre de Diseño de Modas de Colegiatura) hemos recibido.

Es importante aclarar que toda la información que obtuve del curso fue nueva, y fue de gran utilidad para mi desarrollo profesional y para encontrar mi camino en el medio. Sin embargo, me di cuenta de que todos los temas abordados eran temas que la universidad ha cubierto (de forma muy buena y completa) o que va a cubrir en las materias que me faltan por ver. Los temas en los que la Cole tanto insiste, como el desarrollo de moodboards; la coherencia y razón de ser de todos los elementos en una composición o proyecto; el basar, la inspiración u origen de las conceptualizaciones de la propia experiencia y visión personal del mundo; el entender la importancia de todos los canales de comunicación, no solo el verbal; el entender que para analizar un tema se debe entender su contexto, convirtiendo a la moda en algo de gran importancia social, política, cultural, económica e incluso legal; me resultan ya naturales y automáticos y eran cosas en las que los profesores tenían que insistirle constantemente al resto de estudiantes, quienes se veían sorprendidos y no comprendían la importancia de estos elementos.

Durante la carrera posiblemente yo tampoco he entendido la importancia de aquellas cosas que los docentes de la Cole tanto exigen, y es claro que me había dado cuenta de lo completa que es la educación que en esta institución se me está brindando. Me tranquiliza el saber que siempre me ha interesado aprovechar al máximo todas las herramientas que se me brindan y dar todo de mí para aprender lo máximo posible. Así que creo que, aunque depende de cada estudiante aprovechar las oportunidades que se le dan para lograr aprender tanto como podría, me ha parecido importante hacer una comunicación abierta a Colegiatura sobre cuán buena y completa es la educación que me ha dado, y cuán importante es que no descuiden temas como la historia de la moda, historia del diseño y otras teorías que se han visto, que han sido acortadas tanto en tiempo como en contenidos. Soy consciente de que puede haber razones institucionales detrás de ello, pero me resulta importante recomendar que reconsideren estas decisiones, ya que estas materias han sido de las que más me han dado herramientas para enfrentarme a situaciones externas al mundo universitario.

Sin más, tomo este espacio para dar gracias a la institución por entender la gran variedad de perfiles que un diseñador de modas puede ejercer y por haberme dado herramientas tan útiles e importantes, así como también aprovecho para dar un reconocimiento por una muy buena planificación y ejecución del nuevo plan de estudios. Hay mucho por mejorar, pero la educación en Colombia en cuanto a moda va muy bien, por lo menos en lo que a Colegiatura corresponde.

Gracias.

Laura M. Cardona Lourido
VI Semestre
Diseño de Modas

 

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional (DECRETO 1295 DE 2010, ARTÍCULO 39)