10699229_10152703522099883_471204691_n.jpg
Noticias

El regalo de Valentina para la literatura

Una contadora de historias y escultora de realidades presenta su novela “El pájaro de ébano”.

VC04 ElPajaroEbanoValentina

Valentina Toro, Diseñadora Gráfica de la Cole, publicó “El pájaro de ébano”. La novela, ilustrada por ella misma, se convierte en su tercer libro.

Quisimos saber sobre su proyecto, y ella nos concedió esta entrevista que les compartimos.

Antes has escrito e ilustrado un par de libros para niños. En tu experiencia, ¿cómo es pasar de literatura infantil a esta novela para jóvenes?

“El proceso no es muy diferente. Desde siempre me ha gustado escribir, aunque nunca hubiera pensado en publicar. La literatura infantil es un género que me causa mucha fascinación y por eso empecé publicando libros-álbum, pero nunca dejé de pensar y escribir otro tipo de historias más adultas. El salto que se da entre ambos géneros, el infantil y el juvenil, es más de forma que de fondo. Las exigencias son las mismas, pues son dos públicos complejos, pero evidentemente la elaboración de una historia mucho más larga implica fijarse de manera diferente en las formas, en el estilo, en la poética, etc. Es un cambio de lenguaje. Sin embargo, el tiempo que toma desarrollar un libro, en mi caso, es el mismo con la literatura infantil y la juvenil. Hay un tiempo de investigación, conceptualización y ejecución que se desarrollan de manera muy similar.”

¿Por qué narrar desde las ilustraciones?

“La ilustración y el código escrito son dos formas de lenguaje que, para mí, convergen permanentemente. Siempre los he entendido como un todo que, aunque pueden subsistir de manera independiente, cobran un sentido mayor cuando se juntan. Desde mi perspectiva como ilustradora se me hace muy difícil pensar por separado en la escritura y la ilustración. Aunque no culminen en un producto literario, las utilizo de manera simultánea para mi trabajo cotidiano. Por eso se me da de manera natural narrar a través de la imagen o evocar imágenes a través de la palabra. Para mí son dos herramientas que nacen de la misma necesidad: contar historias.”

Desde tu formación como diseñadora gráfica, ¿cómo es la experiencia de pasar de narrar con la imagen a narrar con las palabras?

“Como diseñadora tengo una interpretación muy visual de las cosas. Siempre pienso en imágenes, es la única forma en que puedo comunicarme con los demás. Por eso pienso que, al escribir, soy muy minuciosa en las descripciones, pues me interesa que los otros puedan ver lo que yo estoy viendo en mi cabeza. El diseño gráfico me ha ayudado a saber ejecutar mis ideas visualmente y esto, a su vez, me ha dado herramientas muy útiles para saber traducir esas ideas en palabras.”

¿Cuál es la diferencia que encuentras entre la riqueza de la ilustración narrativa y la narración literaria? Entendidas como escribir o ilustrar.

“Las entiendo a las dos como parte de un mismo todo. Al escribir se ilustra y al ilustrar se escribe. El ilustrador y el escritor tienen oficios similares. Son artesanos que trabajan fabricando productos a partir de la imaginación. Quizá la diferencia más notable es que la ilustración es un código que pasa por encima de las barreras del idioma. La imagen es un lenguaje universal que puede ser leído por cualquier persona.”

¿Cómo te reflejas en este libro? Primero desde la ilustración, y luego desde la narrativa literaria.

“No creo que pueda identificarme con una y otra de manera diferente. Me identifico con el paquete completo. Creo que refleja un lado que antes no había podido explorar con la literatura infantil. Las ilustraciones reflejan exactamente lo que quise decir con cada palabra elegida y, al mismo tiempo, refleja lo que yo sentí al escribirlas. Esta historia me gusta especialmente porque es una suerte de tributo a las historias de miedo que me gustaba leer en la adolescencia.”

¿Qué es lo que más disfrutas al momento de emprender un proyecto de éstos?

“Disfruto mucho cada paso. Me gusta investigar todo lo que pueda, cada detalle de la historia debe tener un sustento y por eso me demoro mucho en el proceso de investigación. Trato de leer mucho durante el proceso y esto es algo que también disfruto, porque encuentro en otros autores el apoyo que necesito para continuar.”

¿Cuál es tu máximo referente, o referentes, para tu obra?

“No tengo una sola. En la literatura infantil tengo mis ídolos, que son muchos, y siempre vuelvo a ellos cuando empiezo un proceso nuevo. En la literatura juvenil tengo otros referentes a los que sigo asiduamente, entre ellos están Neil Gaiman, Stephen King, Laura Gallego, etc.”

¿Cuál es tu siguiente proyecto?

“Por ahora no tengo nada específico en el tintero. Me gustaría hacer muchas cosas. Tengo en mente una segunda parte para esta novela, pero también estoy pensando en un nuevo libro-álbum para niños.”

Felicitamos a nuestra graduada, y esperamos que cada uno de sus proyectos transforme realidades.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional (DECRETO 1295 DE 2010, ARTÍCULO 39)