10668781_10152703236804883_120954128_n.jpg

Síguenos

 

Lupa

Noticias

¿Cómo verías tu lugar de trabajo si permanecieras 22 años laborando en él?

VC 005_2017_BeatrizYoSoyCole

Beatriz Bedoya, Coordinadora Admisiones, nos cuenta porqué sigue trabajando en el mismo lugar, después de tanto tiempo.

Yo llegué a Colegiatura en 1995, cuando me vine desde Urrao, mi pueblo. La entrevista para ingresar a trabajar fue un jueves o un viernes, y me dejaron sufriendo todo el fin de semana, para decirme que había pasado el martes. Mi primer cargo fue el de Secretaria Académica, en ese entonces no había muchos estudiantes y yo hacía también de secretaria del rector, estaba metida en todo.

Desde siempre he estado en la Unidad de Registro Académico, encargada de las matrículas de los estudiantes, de la inscripción, de la admisión, de las asignaturas, de los grados, y por eso me conozco casi a todos los estudiantes. Es que uno los recibe desde pequeños, desde que entran a la universidad, hasta que se gradúan, y por eso uno genera un vínculo con ellos, ve cómo pasa el tiempo, cómo crecen y maduran año tras año. Antes, que éramos más pequeños como institución y había menos estudiantes, uno los conocía a todos y cada uno.

Después de 22 años de trabajar en Colegiatura, creo que puedo decir que la gente es lo que hace que uno se quede tanto tiempo en esta institución, su pensamiento y visión del mundo, que se refleja en lo que somos como universidad.

Con los empleados existe una cercanía. Aunque todos tenemos nuestras funciones específicas y roles diferentes, tenemos la posibilidad de decirle al otro cómo vamos a trabajar, entendiendo que hay procesos, entendiendo que uno nunca está vetado para preguntarle al Rector o a cualquiera de mayor rango sobre una inquietud. Entonces ese acercamiento, esa posibilidad de decir me equivoqué, que en otras empresas puede generar susto, acá no existe, porque tengo la posibilidad de asumir responsablemente el resultado sin temor, entendiendo que es posible que haya consecuencias, sin miedo.
Todo el que llega deja un aprendizaje, siempre, de todos uno aprende algo. Colegiatura tiene eso en especial, no sé qué tienen los seres humanos que llegan acá, pero dejan huella, dejan experiencias que se pegan a uno, y uno se termina identificando.

Los estudiantes tienen algo, un no sé qué, porque lo ven a uno con respeto, le cuentan un montón de cosas, todos lindos, y le abren a uno su corazón, le piden consejos, es decir, se generan lazos tan profundos que a uno le provoca felicidad, le provoca quedarse.

Puede ser que afuera hayan otras cosas, también la verdad muy ricas, pero no me he dado la oportunidad porque estoy feliz acá: cada vez creo más y le apuesto más a Colegiatura, a su gente muy, muy valiosa, cómo los jóvenes de los que uno aprende mucho.

He crecido y me he formado con Colegiatura. Cuando yo entré acá no tenía título profesional, y terminé y soy graduada de Comunicación Organizacional, y me tocó todo el proceso de Colegiatura de educación no formal a Institución de educación superior. Es decir, Colegiatura ha crecido y yo con ella. Me han tocado los momentos ricos, los momentos malucos, y los logros y victorias yo las he vivido con ella.

Para uno es satisfactorio hacer parte de ese proceso, ver hasta dónde ha llegado. A mí me ha tocado vivir mucho en esta institución, y es por eso que yo vibro con Colegiatura, es por eso que #YoSoyCole.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional (DECRETO 1295 DE 2010, ARTÍCULO 39)